viernes, 1 de mayo de 2009

GASTAR DINERO



Puede escasear el dinero, pero eso no significa que tengas que dejar de gastarlo. Mejor, usa estos consejos para disfrutar al máximo tu efectivo.

Innumerables estudios han mostrado que a la mayoría de los humanos les resulta difícil saber qué los hace felices. Usualmente, gastamos ostentosamente a corto plazo en lugar de gastar para obtener satisfacción a largo plazo. Y ello lleva frecuentemente a la miseria —por no mencionar el montón de deudas que nos deja.
Cuando escasea el dinero, es vital gastarlo de una manera que te dé el mayor rédito, tanto emocional como financieramente. Comprando más cosas no se logra este objetivo.

A continuación siguen siete maneras en que puedes usar tu billetera para revertir tu vida y tus finanzas

1. Relaciones

Amigos, los estudios indican que somos más felices cuando nos sentimos conectados con otras personas. La gente con relaciones sólidas tiende a ser más feliz y más saludable, y en promedio vive más, de acuerdo al psicólogo Martin Seligman y muchos otros investigadores.
Después de todo, ¿qué te haría mejor —otro par de zapatos de Piperlime o pasar el tiempo con alguien a quien quieres?

2. Tiempo

¿Negociarías parte del dinero que ganas para tener más tiempo? Una encuesta de la revista Fortune indicó que la mayoría de la gente lo haría. El tiempo es un recurso que siempre parece escasear; una o dos horas libres (o un inesperado día libre) pueden sentirse como caídas del cielo.
Por un poco de dinero, puedes recuperar parte de tu vida.

3. Salud

Parte de la buena salud puede atribuirse a la genética, pero gran parte del resto se debe al estilo de vida. Invertir en una buena salud es muy similar a invertir en el mercado bursátil: las inversiones seguras a intervalos regulares son el mejor camino para ver grandes ganancias.
Desembolsa un poco de dinero para visitar al acupunturista cada dos semanas. Compra comida saludable más cara en lugar de comida chatarra. Y toma tus vitaminas y ve al gimnasio.

4. Aprender

Los humanos nacen para crecer. El estado de total absorción en una tarea, sugiere que frecuentemente somos más felices cuando nos involucramos en actividades que nos desafían y nos mantienen focalizados.
Compra el condenado conjunto de discos compactos de manera que puedas practicar mandarín. Únete al club local de arqueología y haz excavaciones locales. Trata de escalar las rocas. O deja tu guitarra y comienza de nuevo con la banda del garaje. No necesitas gastar mucho para darte cuenta del incremento en el más puro joie de vivre.

5. Bajar las deudas

Deber dinero baja tu calidad de vida, generando tanto estrés que hasta podrías enfermarte o deprimirte, según ciertos estudios.
Deja de mirar las cuentas de tus tarjetas de crédito y las malas noticias; en cambio, trátalas como un tipo de actualizaciones de recursos de bajo rendimiento. Duplicando o triplicando tus pagos mensuales, recortando tus gastos y haciendo lo que esté a tu alcance para bajar tus cuentas a cero, no estarás sólo pagando una cuenta —estarás incrementando tu patrimonio neto.

6. Donaciones

Un beneficio sorpresa que das a otros, o a una causa en la que crees, será muy bueno para ti. Los estudios muestran que el altruismo no sólo cosquillea los centros cerebrales que te hacen sentir bien, sino que también crea lazos sociales afectivos y apoyo mutuo que incrementa tu bienestar personal.
Léeles algo a los niños después de la escuela; lleva comida enlatada a un refugio; ayuda a una mujer sudafricana a montar su negocio. Hay innumerables formas de dar. Sólo escoge una que te haga feliz.

7. Seguridad

En una crisis económica como esta, es tentador dejar de colocar dinero a largo plazo, pero el hecho de tomar las riendas de tu futuro va a hacerte sentir más controlado ahora y aumentar el colchón (monetario) que algún día necesitarás.
Un primer paso es inscribirte en un plan de retiros o abrir una cuenta individual de retiro. En algunas compañías puedes abrir una cuenta con muy poco dinero mientras montas contribuciones automáticas.

Hacer pequeñas y seguras inversiones puede duplicar tu felicidad: tranquilidad mental ahora y una mayor riqueza en el futuro.
He aquí la verdadera magia: cuando comienzas a poner más dinero dirigido a tu vida (y menos hacia las cosas) ese cambio rápidamente modifica tu panorama financiero en un giro de 360 grados. Gastas menos, pero obtienes más —y al sentirte más satisfecho, reduces tu deseo de gastar.
El efecto neto es ahorrar más dinero, tener menos deudas y obtener una sensación de control y bienestar —ah, y más felicidad. Ahora, eso es lo que llamo hacer que tu dinero valga.

Publicado por MSN Money en enero del 2009 / Autora: MP Dunleavey

PERO SIEMPRE TEN PRESENTE QUE EL DINERO ES LA MATERIA FECAL DE LOS DIOSES Y QUE LOS HUMANOS RICOS SON UNOS CAGADORES………..JAJAJAJAJAJA………..!!!!