viernes, 18 de mayo de 2007

ATEÍSMO


LAS DISTINTAS CLASES DE ATEíSMO
Para establecer una distinción entre las diversas clases de ateísmo, podemos adoptar dos puntos puntos de vista diferentes: desde el punto de vista del hombre que confiesa ser ateo, o bien, desde el punto de vista del contenido lógico de las diferentes filosofías ateas.
Desde el primer punto de vista, o sea, con relación al modo en que se profesa el ateísmo, diré que en primer lugar están los ateos prácticos, que piensan que creen en Dios, cuando en realidad niegan su existencia en cada una de sus acciones y por el testimonio de su conducta. Están luego los pseudo ateos, que creen que no creen en Dios, cuando en realidad creen inconscientemente en Él, porque el Dios cuya existencia niegan no es Dios, sino algo diferente. Por último, están los ateos absolutos, que realmente niegan la existencia de Dios mismo en Quien creen los creyentes, niegan la existencia de Dios Padre, Creador y Salvador, cuyo nombre está infinitamente por encima de cualquier nombre que podamos pronunciar. Estos ateos absolutos se ven obligados a modificar todo su sistema de valores y a destruir en sí mismos todo cuanto pudiera sugerir el nombre que rechazaron; eligieron apostarlo todo contra la divina Trascendencia y contra todo vestigio de Trascendencia, cualquiera que fuere.
Desde el segundo punto de vista, es decir, con referencia al contenido lógico de las distintas filosofías ateas, dividiría yo el ateísmo en ateísmo negativo y ateísmo positivo.
Por ateísmo negativo entiendo un proceso meramente negativo o destructor, de rechazo de la idea de Dios, que queda reemplazada sólo por un vacío. Tal ateísmo negativo puede ser empírico y superficial, como el ateísmo de los libertinos. Éste determina un vacío en el centro del universo de pensamiento que, a través de los siglos, se formó alrededor de la idea de Dios, pero no se molesta en transformar ese universo; le interesa tan sólo hacernos vivir una vida cómoda y gozar de la libertad de hacer exactamente lo que nos guste.
Pero, por otra parte, el ateísmo negativo puede vivirse en un plano profundo y metafísico. En ese caso, el vacío que tal ateísmo crea en el corazón de las cosas se extiende a todo nuestro universo de pensamiento y lo devasta; la libertad que reclama para el yo humano es una independencia absoluta, una especie de independencia divina en la que el yo, como ocurre con el Kirilov de Dostoyevski, no tiene mejor manera de afirmarse que recurriendo al suicidio y a la aniquilación voluntaria.
Por ateísmo positivo entiendo una lucha activa contra todo cuanto pueda recordamos a Dios – es decir, antiteísmo, antes que ateísmo –, y al mismo tiempo un desesperado, diría yo heroico esfuerzo por volver a fundir y a reconstruir todo el universo humano de pensamiento y la escala humana de valores, de acuerdo con ese estado de guerra contra Dios. Este ateísmo positivo fue el trágico, solitario ateísmo de un Nietzsche. Tal es hoy día el ateísmo literario, que está de moda, el existencialismo; tal es el ateísmo revolucionario del materialismo dialéctico. Este último tiene especial interés para nosotros, puesto que consiguió que un número considerable de hombres aceptara de corazón esta nueva especie de fe, y se entregara a ella con sinceridad incuestionable.
Ahora bien, cuando hablo de ateísmo contemporáneo, me refiero al ateísmo visto bajo este último aspecto que acabo de mencionar; lo considero la forma más significativa del ateísmo. Trátase de un ateísmo que configura un nuevo e inaudito acontecimiento histórico, porque es un ateísmo absoluto y positivo a la vez. Pronto hará un siglo que la historia humana contempló el estallido impetuoso de un ateísmo que es absoluto (pues hace que el hombre niegue realmente a Dios) y positivo (antiteísmo que exige ser vivido plenamente por el hombre mismo y que la faz de la tierra cambie).
Tal irrupción de ateísmo ha sido la conclusión de una degradación progresiva de la idea de Dios que se ha podido observar desde hace tres siglos y de la cual el racionalismo burgués es especialmente responsable; significa «el principio de una edad nueva, dónde el proceso de muerte y el proceso de resurrección se desarrollarán juntos, enfrentándose y luchando uno contra otro». ('El Alcance de la Razón. Una nueva manera de acercarse a Dios').


www.humanismointegral.com/DOCS_5_Obras_Breves/909_11_Ateismo.html


6 comentarios:

Paulo Arieu dijo...

Yo no entiendo como una persona `puede declararse atea,sin pensar en lo que significa la perdida del temor de Dios.
Lo considero un crimen al ateismo,el peor de los males del ser humano, negar su creador.
Saludos

Juancho dijo...

Que cada uno vista el sayo que le quepa ...!!!???

Anónimo dijo...

el ateismo viene en la adolescencia, como el acné, ...se pasa con los años, viviendo la vida, buscando.

Juancho dijo...

Y viceversa también..., es mas , creo q viceversa es lo mas corriente....

François M. A. dijo...

La descripción de las sensaciones y sentimientos que experimenta un ateo, expresadas en el artículo, son tremendamente vívidas para ser descritas por alguien que es creyente.

Si las personas creyentes quieren saber cómo es ser ateo, deberían preguntarle a alguno, que además lo sea por convicción y no por mero rótulo. Se enterarán que todo lo que se describe acá es falso: el ateo auténtico no piensa en Dios (escribo en mayúsculas por respeto) o dioses, ni siquiera inconscientemente. Me corrijo, piensa en Dios (o dioses) y discute sobre ellos como pensaría sobre el capitalismo, el cambio climático, la guerra, etc.

Luego también es falaz el argumento sobre los valores: he leído la biblia, y las manifiestas contradicciones con respecto a la moral y la ética que surgen en la obra, creo deben dejar mucho más mareado a los creyentes, que la "falta de guía" moral para el ateo.

Si el creyente es curiosos sobre el ateísmo, debería leer a dos famosos pensadores ateos (entre otros,¡Niestche no es ni de cerca un referente del ateísmo!):
el filósofo Bertrand Russell y el científico Carl Sagan.

Juancho dijo...

Muy interesante su exposición, le agradezco sus puntualizaciones con las que concuerdo en cierta forma, ya que pienso que no hay mas grande Ateo que el que "cree" e todo............

MUCHAS GRACIAS