jueves, 8 de abril de 2010

HITCHCOCK



Hay ciertas películas que cambiaron para bien o para mal la historia del cine, “Psicosis” es una de ellas. La obra maestra de Hitchcock cambió el concepto de cine de terror y dio al mundo una de las secuencias más famosas de la historia del cine. El magistral asesinato de Marion Crane en la ducha se rodó desde 70 ángulos distintos, con una banda sonora completamente innovadora de manos de Bernard Herrmann. Repetida, plagiada y parodiada hasta la extenuación, la secuencia de la ducha aún hoy dia es un prefecto ejemplo del dominio de la puesta en escena y el montaje del genio inglés.

En su día fueron varias las innovaciones de “Psicosis”. La fundamental es 100% narrativa: Al final del primer acto moría la protagonista y la película daba un giro de 180 grados para contar la historia de Norman Bates. Una apuesta arriesgada que no se había realizado jamás en la historia del cine, pero que funcionó a la perfección. El giro final de la película, desvelando la auténtica identidad de la madre de Norman Bates, también supondría una revolución dentro de la narrativa cinematográfica, y se repetiría hasta la extenuación, con variantes, en films excelentes como “El club de la lucha” o patéticos como “El escondite.“

Hitchcock rodó “Psicosis” a contracorriente: En blanco y negro cuando el color ya se había impuesto, matando a la protagonista, toda una estrella del momento, empezando con una escena de dos amantes en ropa interior (algo impensable para la época), y con una protagonista inmoral y ladrona.