viernes, 1 de junio de 2007

SAINT-EXUPÉRY



"Al detenerse el avión, descendió de la cabina una persona que no conocíamos. Ancho de espaldas, elevada estatura, sus brazos colgando a lo largo del cuerpo, con un caminar cuya marcha se hacía ondulante, semejante a la de un oso, vimos por primera vez, a quien por sus esfuerzos, capacidad y hombría de bien, quedaría ligado para siempre al éxito de las comunicaciones más australes de la tierra: Antoine de Saint-Exupéry"
Con estas palabras, Rufino Luro Cambaceres, pionero de la aviación en Bahía Blanca, relata en su libro "Rumbo 180°" el primer encuentro con Antoine de Saint-Exupéry, ocurrido el 14 de octubre de 1929, en el aeródromo de Harding Green.
Antoine de Saint-Exupéry,vivio en Bahia Blanca, venía a reemplazar a Paul Vachet en la dirección de la Aeroposta Argentina, el plan de extensión de la línea aérea al sur quedó entonces bajo su responsabilidad, con su adjunto, Bernardo Artigau, y con Luro Cambaceres. Vachet había estudiado la extensión de la primera etapa de esta línea , de Bahía Blanca a Comodoro Rivadavia, la línea al sur era una de las más problemáticas debido a las hostilidades del medio: vientos en superficie a 80 km/h y en altura 160 km/h; en invierno, nieve en las pistas, formación de hielo en el carburador, etc. Artigau se ocupaba de la base de Bahía Blanca y Luro Cambaceres del terreno de San Antonio Oeste, primera escala en la ruta a Comodoro; la siguiente aeroposta fue establecida en la ciudad de Trelew.
Cuando Saint-Exupéry llegó, faltaban escasos quince días para la inauguración de este tramo, asiste entonces a los febriles preparativos en la puesta a punto de los últimos detalles. La inauguración oficial se realiza el 1ro. de noviembre con el auspicio del Aeroclub de Bahía Blanca, además de las autoridades e invitados especiales, se había permitido al público que presenciara el vuelo inaugural. El reluciente avión Laté 25 estaba posado en la pista del aeródromo de Villa Harding Green, que había sido emparejada por el Automóvil Club de Bahía Blanca. Se carga la correspondencia llegada por la mañana desde Buenos Aires en el tren del Ferrocarril Sur, suben también invitados y periodistas de Bahía Blanca. Saint-Exupéry es el piloto conductor de este vuelo inaugural que parte a las 7.32 . Jean Mermoz, con el avión Laté 28, partirá una hora más tarde con autoridades y periodistas llegados desde Buenos Aires. Hacen escala en Trelew y luego aterrizan en Comodoro Rivadavia, la alegría de los pobladores es indescriptible. Termina así un largo período de aislamiento, dos veces por semana los aviones de la Aeroposta unirían Bahía Blanca y Comodoro Rivadavia.Imaginamos también la alegría y satisfacción de Saint-Exupéry, que pudo apreciar personalmente el avance de las comunicaciones que estaba llevando a cabo en nuestro país, la Compañía en la que él se desempeñaba como Director de Explotación. Fue sin duda uno de los móviles que lo impulsó, conjuntamente con otros directivos de la Aeroposta Argentina, a continuar estudiando la extensión de esta línea hasta Río Gallegos
El 31 de marzo de 1930, Saint-Exupéry inaugura los vuelos a Río Gallegos. Traía desde Buenos Aires a autoridades (entre otros, a Marcel Bouilloux Lafont, Presidente de la Compagnie Générale Aéropostale de Francia de la que la Aeroposta Argentina era su filial local), y a periodistas que habían partido desde la Capital el día anterior y pasado la noche en la escala de Trelew.
Aterrizaron en Río Gallegos, donde fueron recibidos por una población enfervorizada: la Patagonia sentía como nunca antes que se integraba definitivamente al resto del país. Una hora más tarde llegaba el avión con la correspondencia desde Comodoro y escalas intermedias, pilotado por Rufino Luro Cambaceres.
Se efectuaron además vuelos de bautismo que ayudaron a vencer los temores naturales que inspiraba la aviación de entonces.
Se festejó el primer año de la extensión de la línea sur desde Bahía Blanca hasta Comodoro Rivadavia. En ese día, Saint-Exupéry pasó revista a las instalaciones de Villa Harding Green en Bahia Blanca, desde su avión Laté 25, al que ha bautizado "Piloto Ficarelli" en homenaje al aviador argentino caído en vuelo.

2 comentarios:

marisa dijo...

NISIQUIERA COPIANDO AL PRINCIPITO DE PRINCIPIO A FIN PUDE LIBRARME DE MIS FALTAS DE ORTOGRAFIA !!!!!!!MI VIEJA Y LUCI LO INTENTARON!Y YO NO LO LOGREEEEEEEEE!!!!!!!!!

Juancho dijo...

Supongo que te referís a Luci Rivarola???...si era ella ya sé por que no pudiste...,jajaja...