sábado, 23 de junio de 2007

LA MEDIDA DE TODAS LAS COSAS


El purusha (el Yo interno) es inexpresable, es aquel que ve, aislado, indiferente, simple espectador inactivo de realidades que se representan en la vida diaria . Entonces, como es que este Yo puede dejarse acompañar por la experiencia psico mental del propio individuo?, esto es por estar indefectiblemente ligado al prakrti (materia y vida psico mental), y esta atadura del Yo y de la vida se encuentra fuera del tiempo. La única certidumbre que podemos tener de esto es que el hombre se encuentra en esta condición desde los tiempos más antiguos. La prakrti es tan real y eterna como el purusha, pero a diferencia del Yo interno, es totalmente dinámica y creativa. El Yo será prisionero del cuerpo en tanto sea confundido con el. El Yo puede ser liberado en el momento en el que se da cuenta de que es diferente de la materia psíquica, y ciertas practicas milenarias como el Yoga han podido desarrollar técnicas para poder llegar a esta liberación.
Ahora bien, hay momentos en el proceso de una persona en que ese Yo se manifiesta, y hay que estar preparado para ello, una de sus primeras manifestaciones es ver hacia lo psíquico propio con una medida , una mensura de la situación, del estado en el momento psicológico de la persona, y desde el Yo se toma la medida de lo emocional como vida psico mental, es allí cuando se nota una separación de lo psíquico como desenvolvimiento y lo propio como estado ...
La primer sensación es el extrañamiento y la necesidad de aislamiento para preservar ese logro, claro..., eso si es que no se cae en el temor ........
Para que este logro interno se constituya en uno como algo permanente, se debe construir un andamiaje que sostenga esa nueva forma de ver el mundo, y una vez realizado esto pararse tomando "sitio" en esa estructura .La mirada hacia la vida tomará otra forma al comprender los encuadres de otros planos de significación de la realidad.