viernes, 20 de abril de 2007

EL QUIJOTE



La locura es el grado cero y el auténtico punto de partida de una creación artística despojada de los límites que las sociedades se imponen a fuerza de crecimiento “civilizatorio”. Civilización e impulso creativo parecen estar enfrentadas siempre a lo largo de la historia, hasta el momento en que la creatividad y el empuje del espíritu artístico terminan por derrumbar los prejuicios, obstáculos y mundos cerrados que cada una de las sociedades pretende crear con el paso del tiempo.
¿Qué otra cosa es la locura sino el retorno a un estado de pensamiento e imaginación despojada de límites rígidos y sumamente arbitrarios? ¿Qué se le prohibe al loco? Nada. ¿Por qué no se le prohibe nada? Porque en el mundo en el cual se ubica es aquél en el cual las convenciones sociales han dejado de tener sentido. Se le ignora, se le encierra, se le quema, se le electrocuta, se busca por todos los medios que vuelva “a la normalidad”. ¿Quién determina los límites o el sentido de “lo normal”?
Pues el hombre razonablemente estructurado , el hombre encascarado en su "sano juicio" , el hombre que con lógica razón estipula los parámetros que encuadran esa normalidad excluyente de lo insondable de la sin-razón , el hombre limitado por una cordura que lo sume en una rigidez agobiante alejándolo cada vez más de su propio Ser ........

2 comentarios:

marisa dijo...

que casualidad anoche estube buscando datos del hospital BORDA...ya no quedan habitaciones!!!!!!!!!! jajajajja

Juancho dijo...

las clausuraron cuando me fui...