miércoles, 1 de agosto de 2007

NO INGERIR


HUELGA DE HAMBRE HASTA LA MUERTE EN LA FAMILIA

¿Por qué lo oral es lo más primitivo?
En lo oral, el punto de angustia aparece del lado del Otro, específicamente del lado del pecho materno, porque toca el punto de la falta de la madre para el niño; es la angustia que genera el agotamiento del pecho. En el agotamiento del pecho se trata de que, si del lado del objeto no hay más, entonces esto es a vida o muerte, es la distancia entre la vida y la muerte. “No hay más”; “no hay más leche, muero”. Por eso el objeto oral es el más primitivo: porque permite la vida.

En la provincia de San Juan tiene vigencia La Difunta Correa: en medio del desierto sanjuanino hubo una mujer que, después de muerta, siguió amamantando al hijo. Todo mito encierra una verdad. Y el de la Difunta Correa supera el “no hay más”. El mito vence el punto de angustia que implica el agotamiento del pecho materno.
Este “no hay más” de lo oral no ha de entenderse en un sentido biologizante. Es: “No hay más del lado del Otro; “no hay más trabajo para mí”; o, dicen algunas mujeres, “no hay más hombres...”, un niño diría "no hay más padres para mí". Todas estas fórmulas donde no hay más del lado del Otro implican el punto de angustia con relación al objeto oral. La clave es: no hay más del lado del Otro y esto me deja en la inanición.

En la analidad, lo que está del lado del Otro es el punto de deseo: el sujeto va a darle al Otro eso que le demanda, pero a condición de algo que pide a cambio, que es el amor del Otro.
Si, en el nivel oral, la cuestión es que del lado del Otro no hay más, en la analidad es que el sujeto puede o no puede darlo, y darlo es recibir una satisfacción en otro nivel.

Aconsejable leer :
www.pagina12.com.ar/diario/psicologia/index-2003-11-15.html